Fernando Lugo en Miami Vice

Por parapiti pora - 23 de Agosto, 2009, 14:33, Categoría: General

Luís Agüero Wagner

http://luisaguerowagner.blogspot.com/2009/07/links.html

 

Quienes atiborramos nuestra adolescencia con la producción cinematográfica estadounidense –la única que podíamos disfrutar en el Paraguay bajo Stroessner, dominado por los narco-generales anti-comunistas- tenemos recuerdos imborrables de una escena de Scarface, donde Al Pacino concurre a Bolivia para conocer al acaudalado narcotraficante “don Sosa”.

El educado y caballeresco capo mafioso cumplimenta a Tony Montana (a quien personifica Al Pacino), presentándole a uno de sus socios, quien resulta ser el Ministro de Defensa de Bolivia.

Eran escenas que sólo pertenecían a la fantasmática de Hollywood y a la imaginería popular de estos países sudamericanos, creíamos, aunque no restábamos crédito a que podían darse en las altas sombras del poder, ahí donde los imberbes de clase media no teníamos lugar.

Sólo a estas caricaturescas parodias, pensábamos, podíamos asistir, en las imágenes de Al Pacino interpretando a Montana, a Marlon Brando en El Padrino, o en una popular serie televisiva de aquellos años, Miami Vice, que por ironías del destino hace pocos años grabó parte de su versión largometraje en Paraguay.

El tantas veces nombrado como mesiánico predestinado para redimir de sus males al Paraguay, nuestro inefable héroe el obispo Fernando Lugo, se hizo cargo de la escena política para superar todas nuestras expectativas.

Uno de los primeros escándalos de su gobierno se desató cuando se descubrió que había designado jefe de inteligencia de la Fuerza Aérea a un coronel que había sido arrestado y enjuiciado, siendo condenado a cuatro años de cárcel, por tráfico de cigarrillos y –presumiblemente- drogas, en Argentina. Ver:

http://www.ultimahora.com/notas/200715-Ben%C3%ADtez-Liseras-queda-a-disposici%C3%B3n-del-Comandante-en-Jefe

El segundo caso fue el del hijastro de su secretario Miguel López Perito, David Yinde,
filmado y arrestado recibiendo dinero sucio en pleno congreso de transportistas, hoy enjuiciado por trafico de influencias y por enriquecimiento ilícito. Ver:

http://www.lanacion.com.py/noticias-248551.htm

Y en lo que pareció una versión de Miami Vice que superaba a la versión fílmica, el mismo jefe máximo de la policía fue sindicado por la prensa y sus colegas como cabecilla del narcotráfico. Por si fuera poco, se lo involucró con el terrible asesinado de las dos hijas y la esposa de un camarada. Ver:

http://www.ultimahora.com/notas/248130-Esto-no-va-a-terminar-as%C3%AD,-asegura-el-comisario-Salcedo


Al caer la tarde del lunes 17 una explosión había sacudido la casa de un camarada del comandante de la Policía Nacional, Viviano Machado. A causa del estallido fallecieron
las hijas del comisario Edgar Salcedo:Larisa Magalí (16) y Gianina (19). La madre de ambas jóvenes, Norma Pastor de Salcedo, fue llevada al Hospital del Quemado, donde tras permanecer en la sala de terapia intensiva algunas horas, también falleció.

Como en Scarface, desde el mismo celular corporativo de la Policía Nacional, destinado al comandante, se hizo una llamada para recriminar a Salcedo que su personal estaba negociando con un cargamento de cocaína incautado, metiendo sus narices en una mercadería cuyo tránsito no le correspondía cuestionar.

El máximo jefe de la policía paraguaya, hombre de confianza del obispo Fernando Lugo y de su ministro del Interior Rafael Filizzola, quienes lo habían apañado en incontables ocasiones pese a las denuncias, se evidenciaba así como metido hasta el cuello en el letal enredo.

Aún cuando el caso cobraba estado público, y la prensa internacional se hacía eco, el gobierno del obispo se mostró reacio por varios días a deshacerse de su jefe de policía y hombre de confianza, a la sazón cabecilla del narcotráfico.

La prensa paraguaya, anestesiada por las fuertes sumas que fluyen en publicidad desde la secretaría de Comunicaciones oficial del gobierno, que duplican en volumen a las que gastaba el gobierno anterior, tomó con apatía la noticia y pronto encontró otros temas de los cuales ocuparse.

Un buen guión para la próxima película de Soderbergh, sin ninguna duda.

 

JEFE DE LA POLICÍA, JEFE DEL NARCOTRÁFICO

Mantén cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos es una célebre frase de Marlon Brando, caracterizando el papel del capo mafioso Vito Corleone en El Padrino, y pareciera ser tomada como lema por las actuales autoridades de Paraguay. Eso si dejamos de lado la realidad imposible de ignorar de que los integrantes del gobierno en este país sudamericano siempre se encuentran en el limbo entre el bien y el mal, donde es común encontrar juntos y revueltos a criminales y agentes del orden.

Cuando era alrededor de las 19:30 del lunes 17 una explosión sacudió la vivienda del comisario de la policía paraguaya Edgar Salcedo, y a causa del estallido fallecieron sus hijas Larisa Magalí (16) y Gianina (19). La madre de ambas jóvenes, Norma Pastor de Salcedo, fue llevada al Hospital del Quemado, donde tras permanecer en la sala de terapia intensiva algunas horas, también falleció.

Una opinión versada en el tema advirtió a través de los medios locales que para la explosión pudo utilizarse peróxido de acetona (TATP, por sus siglas en inglés) un explosivo muy utilizado por narcos y suicidas en Medio Oriente, conocido también con el nombre de Mother of Satan (Madre de Satán) debido a su alto poder destructivo, y por no dejar rastros visibles. La acetona es un producto que los narcotraficantes manipulan con frecuencia, y un episodio vinculado al tráfico de drogas había sido el preludio de la tragedia.

El comisario Salcedo y su hermano, el también comisario Ramón Salcedo, participaron activamente en la detección y el decomiso de un cargamento de cocaína proveniente de Bolivia, en el Chaco, en los días previos.

La operación se realizó al margen de la Secretaría Nacional Antidrogas, cuyos puestos de vigilancia sospechosamente no detectaron un camión que transportaba un voluminoso cargamento de más de 200 kilos de cocaína.

Aparentemente, el comisario Édgar Salcedo tuvo participación en la denuncia del cargamento, dado que su presencia en el operativo no correspondía por motivos jurisdiccionales, y su destino natural era Pedro Juan Caballero, distrito de Paraguay siempre vinculado con el narcotráfico. Sí era el área de jurisdicción de su hermano Ramón, asentado en el Chaco.
La historia creció en dramatismo cuando la abogada Teresa Escobar denunció amenazas telefónicas el sábado, ante una comisaría de su localidad, según informaron los medios esta semana. La denunciante era la esposa de Ramón Salcedo, hermano de Edgar Salcedo y también policía.
Según la denuncia, un hombre que se identificó "como un comisario fuera de servicio", le indicó que habían decomisado una carga que no debían (10 kilos de cocaína en el Chaco), y que lo pagarían con sus vidas, de acuerdo a la versión fiscal.
Posteriormente trascendió que la amenaza provino del mismo hermano del comandante de la Policía Nacional, Viviano Machado, Vidal Machado. Para mayor escándalo, la llamada fue realizada desde una línea perteneciente al mismo comandante de la policía, un hombre considerado como ficha política del actual gobierno encabezado por el clérigo-presidente Fernando Lugo.

De acuerdo a la denuncia, el hermano del comandante llamó desde el celular corporativo de la Policía Nacional, destinado al comandante, para recriminar a Salcedo que su personal estaba negociando con un cargamento de cocaína incautado.

Viviano Machado confirmó posteriormente que su hermano, Vidal Machado, fue el que realizó la llamada al comisario Salcedo, aunque negó las amenazas.
La policía ignoró todas las denuncias, algo comprensible en Paraguay cuando afecta al hermano de un alto jefe uniformado, y hombre de confianza del actual gobierno. El resultado fue una tragedia que costó la vida a las dos hijas y la esposa del comisario.

Episodios de este género no son nuevos en Paraguay, donde por lo general oficiales de la policía y el ejército, con la SENAD, la DINAR y la DEA norteamericana, coordinan sus tajadas con lo incautado.

La desaparición de parte del dinero de una transacción, sumado a los afanes de la DEA de constituir un poder paralelo en Paraguay con oficiales desvinculados de la SENAD, ya habían acabado con el asesinato del general paraguayo Rosa Rodríguez en las calles de Asunción, el 10 de octubre de 1994.

Lo nuevo del episodio es que se produzca bajo la batuta de los hombres escogidos por la mitra mesiánica para redimir al Paraguay, un digno cofrade de Paul Marcinkus, nuestro héroe Fernando Lugo. law

 

El Blog

Calendario

<<   Agosto 2009  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog